Categorías del directorio

Ahora te presentamos la segunda parte de la verdadera historia del ratoncito de los dientes, que la disfrutes!!!

 

El ratoncito que había encontrado las monedas convenció a Mowgli para que les comentara a sus hermanos humanos que cuando se les cayera un diente, en vez de botarlos lo dejaban debajo de la almohada ellos les dejarían algo a cambio.

Los Banderlogs rápidamente se dieron cuenta de que disminuyo la producción de dientes, y los Jabalíes estaban enojados con los Banderlogs, hasta que un día cuando tuvieron oportunidad de presenciar una pelea entre dos niños, uno le tiro un diente al otro. Los Banderlogs se apresuraron a ponerse en los árboles y pensaron, oh que bien no pelearemos con los ratones por el diente, pero el niño al que le tiraron el diente lo recogió y les dijo a sus amigos, -dejaré este diente bajo mi almohada, y el ratón PEREZ me traerá una moneda.

Los banderlogs estaban sorprendidos a qué se referían con eso del ratón PEREZ, y ¿de qué moneda hablaban?

Esa noche un banderlog entro a la recamará e intento de robar el diente debajo de la almohada del niño, pero este se despertó y ha hecho tal alboroto que sus padres despertaron y corrieron al mono de la recamará, mucho más tarde un ratoncito, llevando una moneda reluciente la dejo bajo la almohada y tomo el diente.

En su cuerpo tenía una medallita que decía “Programa Especial de Recuperación Exodental Z”.

-¿Programa Especial de Recuperación Exodental Z? preguntó Nicolás.

- Si era un ratón PEREZ, solo que como al que grababa las monedas no le cabía Programa Especial de Recuperación Exodental de Niños y Niñas Dormidas, y como los ratoncitos no les gustaba leer mucho, cambio el de Niños y Niñas que duermen por una Z, que es el sonido que hacen los pequeños al dormir.

Lo Bonito del asunto es lo que hacían con los dientes.

-¿Y qué es lo que hacían con los dientes? preguntó Nicolás.

Pues se los daban a los elefantes que ahora no solo se preocupaban por no pisar a los ratoncitos, sino que también los protegían.

-¿Y para que les daban los dientes a los elefantes?

Pues para que las mamás elefantes se los dieran a sus pequeños y los colmillos de los elefantes crecieran grandes, entre más dientes come un bebé elefante, mucho más crecen sus colmillos.

Y diciendo esto Mang agrego – y ahora déjame dormir, que tengo mucho sueño y Mang volvió a subir a lo alto de su cueva mientras el pequeño Nicolás iba de salida de la cueva, cuando de pronto dijo, -seguro me mientes, porque eso está bien en India donde viven los ratones que tienen acceso a las ruinas de las moradas frías y que además tienen acceso al tesoro, pero en México no hay ruinas de moradas frías, ni banderlogs, ni elefantes…

Mang Bostezo y después dijo en tono somnoliento, - ¿Dónde crees que van a parar todas las monedas que se pierden en el sillón de tu casa y de todas las casas de los mexicanos? Pues a la fábrica de pulido de monedas de los ratones, y todos los ratones PEREZ que recogen dientes los llevan a los zoológicos de todo México, ya que todos los elefantitos necesitan también dientes para sus colmillos.

Nicolás solo dio la vuelta y se fue feliz cantando, cuando crezca seré un ratón PEREZ y así jugando se alejó hacia la aldea del hombre.