Categorías del directorio

Hemos notado que hay una gran confusión sobre todo en México entre el Halloween, y el día de muertos. Es muy normal ver a los niños por las calles pidiendo su calaverita, mientras que en otros suburbios de la capital y las principales ciudades de la República se entona un “Queremos Halloween”, o un “Dulce o Travesura”, pero ¿cuál de los dos realmente pertenece a México?

 Dulces tradicionales de Halloween

En realidad los dos suponen una carga emocional para México, tanto el Halloween como el famoso Día de Muertos. Pero en esta ocasión no hablaremos del Día de Muertos o Día de Todos los Santos sino del Halloween.

El término Halloween proviene del término en Inglés “All Hallow’s Eve” o noche de todos los espíritus. Desde los celtas ya se celebraba el 31 de Octubre una costumbre Druida que consistía en pasar el ganado por en medio de hogueras prendidas a lo largo de un camino, como para guiar al ganado y a las buenas cosechas a la Inglaterra del siglo XVI y XVII.

Sin embargo fue hasta que los hacinados londinenses llegaron a América que se iniciaron nuevas tradiciones. Una de ellas fue que cuando por fin se volvió independiente y se conformaron los Estados Unidos de Norteamérica, se comenzó a celebrar la vida.

Una tradición que comenzó para pedir buenas cosechas se convirtió en una noche de borracheras y disturbios o bromas pesadas. Los colonos cada 31 de Octubre procedían a brindar por la libertad, y no siendo ya Druidas, ni celtas sino norteamericanos procedían a hacer bromas pesadas como abrir los corrales y dejar escapar al ganado y a los caballos de los vecinos. Esto era visto como una travesura.
Pero esa travesura era bastante malograda; por tal motivo tenía que parar. Se dice que a alguien se le ocurrió en Salem Washington, el decir que había una bruja que rondaba por la noche del 31 de Octubre y que si descubría a alguien por la noche se lo llevaría. Prueba de esto eran los gatos negros que tenían las brujas por mascotas, y que si se quería alejar al mal de nuestras puertas debíamos engañarlas con dulces en forma de triángulo o dientes color naranja, blanco y amarillo. Estos dulces tradicionales de Halloween se ponían afuera de las puertas y a veces los niños los levantaban para comerlos.

Lo que si sucedió es que se dejaron de emborrachar y dejaron de hacer travesuras. En su lugar se comenzó a volver una Noche Mágica. Es una noche donde todos podemos ser otra persona y la gente comenzó con concursos. Las calabazas son Naranjas, y se consideraba que el famoso Jinete sin cabeza buscaría un Jack’o’Lantern o sea una calabaza con forma de cara, pero al darse cuenta de que estas tenían fuego en su interior dejaría en paz la casa.

Así que se volvió tradición tener dulces de Halloween y Jack’O’Lanterns en las puertas con una vela dentro de la calabaza. Claro que esto también significaba que los dueños de la casa estaban en ella y los niños comenzaban a gritar “Trick o Treat” que es una contracción de Dulce o Travesura. Las travesuras de cualquier manera ya no eran dejar escapar al ganado sino arrojar vegetales podridos o huevos pasados a las puertas de quienes tenían una calabaza encendida y no daban dulces.

Con el tiempo se comenzó a propagar la idea de que entre mejor disfrazados fueran los niños mejores dulces recogían y se comenzó la divertida tradición de disfrazarse de Monstruos para ir a pedir Halloween a las casas. Por supuesto con el tiempo también cambió todo y dejaron los niños de ir disfrazados solo de Monstruos, con la llegada del cine y la televisión se podían ver monstruos pero también piratas, y otros seres animados y ficticios hasta la era moderna en que se disfrazan los Ondakids de todo tipo de cosas.

¿Cómo afecta el Halloween a nuestros Ondakids en México?

En los suburbios de México no se celebraba nada por el estilo pero en una sociedad con vasta influencia de su vecino del Norte; se volvió primero una moda el tener fiestas de Monstruos entre la gente de sociedad y luego una costumbre de personas de sociedad el salir aunque solo en su colonia a pedir Halloween. De ahí el grito “Queremos Halloween”. Pero era muy grotesco para el pueblo que mientras unos cuantos se dedicaban a pedir dulces, los menos afortunados que ni siquiera entendían que era el Halloween tenían que conformarse con hacer altares y venerar a sus muertos.

Por eso la niñez mexicana comenzó a pedir “Calaverita”. Sin embargo no pretendían muchos que les dieran dulces, sino que para alejarlos rápidamente les daban unas monedas y dejaban que ellos compraran lo que quisieran.

Nuestras tradiciones no se perdieron, sino que adoptamos una tradición de un pueblo vecino y lo mexicanizamos. Hoy en día se ha perdido un poco la línea.

El 31 de Octubre se celebra el Halloween, mientras que el 1 de Noviembre se celebra el día de los niños muertos o de Todos los Santos, día que por cierto también lo celebran nuestros vecinos del norte, manejado un poco a la manera en que se maneja en México pero con un toque Americano.

Halloween