Categorías del directorio

El acoso escolar hoy en día es un tema que es bastante conocido, ya sabemos las consecuencias emocionales y el tiempo y esfuerzo que puede tomar a una persona superar el acoso. Como todo, el niño muestra síntomas y hoy veremos cuales son esos.



Como saber si mi hijo sufre acoso escolar

Vamos a repasar un poco lo que es el Acoso Escolar o Bullying:

El acoso escolar o bullying  es una violencia, ya sea física o psicológica,  prolongada y repetitiva, llevada a cabo por un individuo o por un grupo hacia otro individuo que no puede defenderse. El abusador o victimario busca con esta agresión herir al otro, expresar poder y dominio, y sobresalir en el grupo.

Este toma varias formas, es decir, puede expresarse en cualquier acción y comportamiento que el agresor considere. Las acciones se pueden clasificar en acoso físico cuando la víctima es golpeada, que es la forma directa, o cuando sus pertenencias resultan dañadas o robadas; y acoso psicológico, amenazas de violencia, asignación de apodos o sobrenombres, exigencia de dinero o de bienes materiales, utilización de lenguaje sexualmente ofensivo, ridiculización y humillación.

Aparte del acoso que se da en el plantel y de forma directa, en esta década se ha desarrollado el cyberbullying o acoso cibernético en el cual se hace uso de la tecnología, en este caso redes sociales para hacer este tipo de violencia al área extraescolar, haciendo uso del anonimato para llevar a cabo sus acciones.

A pesar de los años que esta violencia lleva presente es en estos tiempos en que se ha tomado en cuenta debido a las consecuencias a largo plazo que trae consigo como lo son la baja autoestima,  depresión y síntomas psicomáticos.

Sabiendo las consecuencias que tiene, como padres debemos hacer todo lo que podamos para ayudar a nuestros hijos y así amortiguar las consecuencias que pueden llegar a tener.

Cuándo el Ondakid no quiere ir a la escuela.

En mi experiencia con niños acosados, si hay algo que delata que su tiempo en la escuela no va muy bien es cuando no quiere ir.

La escuela es un lugar emocionante para el niño, el aprender nuevas cosas todos los días y estar con otros chicos de su edad hace que sea un lugar al que quieren asistir. Son pocas las razones por las que un niño no quiera asistir a clases, puede deberse a problemas de aprendizaje,  porque no tiene las horas de sueño suficientes que necesita (De 8 a 12 horas) o porque existe algún problema en la escuela.

Es probable que su hijo se levante en la mañana sin muchas ganas, le diga directamente que no quiere o tiende a tomar más tiempo para prepararse. Se le ve sin ganas de ir, tomando pesadas bocanadas de aire y camina un poco más lento. Así como se ve también triste y resiste lo más posible el entrar al recinto escolar.

Cuando usted le pregunta como le ha ido en la escuela responde con monosílabas, “bien” tiende a ser la palabra preferida y no explica más. Al decir esto no le ve directamente a los ojos y tienden a desviar la mirada hacía la izquierda.

Cuando las notas del Ondakid empiezan a caer

A tú hijo le iba bien en la escuela, se interesaba por sus tareas y cumplía con todas las actividades. Pero ya no, sus notas están bajando y por más que le preguntes no te dice nada.

Cuando hay un cambio en el rendimiento escolar del niño indica que algo cambio en la dinámica, es una forma de decir que no quiere estar allí por lo tanto no se esforzará para permanecer en la escuela. Por supuesto, este comportamiento no es a propósito y ellos no saben que esa es la razón por la que lo hace por lo que de nada sirve regañarle o castigarle al respecto.

Cambio de conducta del Ondakid

Esta es una bandera roja: todo cambio en la conducta o comportamiento de un niño es señal inequívoca de que algo ocurrió: si su hijo de repente empieza a golpear al hermanito o a los primos cuando antes no lo hacía, es una razón para creer que algo esta propiciando dicha conducta.

La persona que normalmente es víctima tiende a ser victimario también, es una forma de descargar la frustración que tienen.

O tal vez su pequeño era vivaz, sociable y hablador, y de repente se vuelve retraído. Ya no le gusta jugar con niños que conoce por primera vez y prefiere estar solo. Cada cambio puede ser síntoma de que algo ocurre.

Ante esto puede preguntarse ¿por qué no le dice nada? Lo más probable es que tema su respuesta, es probable que piense que lo va a culpar de lo ocurrido o que piense que usted no puede hacer nada por él.

¿Qué hacer entonces para ayudar al Ondakid?

Hablar con su hijo es lo primordial, muéstrese abierto y empático, irradie confianza y escuche atentamente. Siéntese junto a él o ella, hágale sentirse cómodo y que usted no lo va a regañar o culpar por su situación. Una vez que lo deje hablar asegúrele que le comprende y que hará lo posible para que su situación mejore.

Es probable que no señale con el dedo quienes son los que le acosan dado que puede temer a que la violencia se amplifique pero póngase en contacto con el maestro o maestra encargado del aula y discuta la situación de su hijo. La mayoría de los maestros no tienden a intervenir pero si usted habla con ellos puede mejorar el ambiente en el que su hijo aprende.

Recuerde que el acoso escolar puede traer consigo muchos problemas emocionales por lo que si bien aparentemente el conflicto es entre su hijo y los demás niños, es necesario que usted como adulto y padre intervenga.

Cyberbullying