Categorías del directorio

En fechas recientes hemos visto como poco a poco se ha incrementado la oferta de cupcakes dentro de los proveedores de pasteles para las fiestas infantiles de nuestros Ondakids. Pero ¿qué es lo que en realidad le gusta a nuestros ondakids?

 


Los cupcakes en las fiestas de nuestros Ondakids son mucho más que una moda, son una tendencia.

Al principio se creía que los cupcakes, que malamente traducidos se pueden llamar en español como panquecitos era una moda de ondakids ricos.

Digo malamente traducidos, porque aunque se puede considerar que los cupcakes son un panquecito, eso sería tanto como considerar que un muffin es también un panquecito. Ambas piezas de pan tienen sus características bien definidas; y estoy seguro que nuestras deliciosas campechanas no son las Glassed on caramel cookies de los Estados Unidos. Son muy parecidas pero no son lo mismo.

Los muffins que son bastante parecidos a un panquecito son en escencia mucho más grandes que las famosas mantecadas o panquecitos de la repostería mexicana. Si un muffin está bien hecho no es tan jugoso en el tronco del hongo o parte inflada del pan, donde el tronco del panquecito es mucho menos seco. Tal vez por eso a un comerciante que vio que a todo el mundo le encantaba la parte esponjosa del muffin y no necesariamente el tronco, decidió abrir en la Gran Manzana una tienda que solo vendiera la parte esponjosa y desechara el tronco de los muffins dándolos a los indigentes. Parecía una buena solución, excepto que a este Neoyorkino le faltó considerar una cosa importante.

Los indigentes también eran seres humanos, con gustos parecidos al resto de la gente y muchos no querían solo los troncos de los Muffins sino todo el muffin, por lo que fue acusado de racista y otra serie de cosas. Tan grave fue la opinión pública que la tienda tuvo que cerrar.

Sin embargo no todo fue malo de esta experiencia. Al igual que los helados de múltiples sabores, se comenzaron a crear Muffins de todos colores, texturas y sabores.

El muffin, desgraciadamente es de un tamaño bastante grande. Hemos calculado que un muffin estándar tiene la misma cantidad de pan que dos panquecitos y medio, o lo que equivale a un panque y medio de nuez de los chinos. Definitivamente una porción más que aceptable para un snack o incluso para una cena pero demasiado grande para un ondakid. Sobre todo si este Ondakid se ve abrumado de una amplia variedad de Muffins de diferentes colores, texturas y sabores.

Por este motivo se comenzaron a crear cupcakes, que básicamente son una especie de panquecitos pero con una variedad mucho más amplia que la de los panquecitos mexicanos tradicionales de vainilla o de nuez.

Los cupcakes causan un menor desperdicio a la hora de servir el pastel.

Y a la hora de servir nuestro postre, nos evitamos una serie de problemas con los que muchos padres hemos venido lidiando con los pasteles tradicionales.

Uno de los problemas más comunes son que el pastel no es barato y a veces tres cuartas partes de nuestro pastel se ve desperdiciado por una tradición de la cual platicaremos su inicio en otra ocasión pero que consiste en que el festejado dé una mordida al pastel. Al principio esta era una manera de demostrar por parte del festejado que el pastel era suyo y que lo compartiría con todos nosotros, pero nuestra idiosincrasia en veces envidiosa y en otras solo con la oportunidad de hacer travesuras, los amigos del invitado, e incluso más grave adultos parientes del Ondakid le entierran toda la cara en el pastel, haciendo después que les dé un beso a los padres para proseguir con la serie de fotografías “Chistosas” del evento.

Con los cupcakes esto es prácticamente imposible ya que aunque le empujen nunca pasará de cuando mucho arruinar su cupcake.

La tradición del empujón en el pastel es también una tradición bastante peligrosa. En mis tiempos de puberto una vez me empujaron la cara tan fuerte que me rompieron la nariz, claro ahora suena chistoso, pero la fiesta terminó con el cumpleañero en la sala de urgencias.

A una compañera de escuela en quinto año la han empujado tan fuerte que le tiraron dos dientes frontales, claro que el tío no midió su fuerza pero fue todo un drama, y en otra ocasión un pobre niño fue empujado y el merengue entro por toda su nariz y su garganta. Esto no sería nada fuera de lo común solo que la pastelera para que supiera más rico había hecho el merengue con Nuez y el ondakid era alérgico a la nuez por lo que casi muere el festejado, y estuvo hospitalizado casi 10 días.

Entonces no hay duda, ¿los cupcakes son mucho mejores que los pasteles en la fiesta de nuestro Ondakid?

En realidad la respuesta es NO. Mientras que los cupcakes tienen todas las ventajas que mencionamos en un principio y tal vez más, como que cada cupcake puede tener en su superficie un personaje diferente a lo que un pastel regular solo puede tener una imagen, no importa si con una o varias imágenes o personajes solo una, y solo un niño podrá comerse el casco de un astronauta, los pasteles están retomando fuerza.

La variedad de pasteles con los que contamos hoy en día ha cambiado drásticamente. Hubo un tiempo en que casi todo el mundo tenía pastel de 3 leches y eso era todo, pan de vainilla o chocolate, y relleno de freza, durazno o nuez con crema pastelera.

Pero la repostería mexicana ha exorcizado esos sabores como únicos y ante una creciente demanda de cupcakes se han recomenzado a tener pasteles  sacher, mouse, y pasteles únicos como el pastel de tequila, y los rellenos pasaron de 3 a más de 100.

Recientemente probé un pastel de tuna que simplemente era delicioso, y los he probado con frangelicos y otros licores que si bien no son del todo recomendables para los pequeños, un pastel endulzado con una manzanilla como Tío Pepe, o un Pochola en su masa nunca ha emborrachado a un pequeño.

Así que mientras se tiene la comodidad de que los cupcakes tenderán a reducir la cantidad de pastel desperdiciado, nada, y realmente lo digo nada en este mundo puede ganarle a un buen pastel de blueberry con helado de almendra, o a un delicioso strudel de manzana con una bola de helado de vainilla  y una capa de chocolate Hershey’s a un lado bañando todo.

Y ahora los dejo por qué voy corriendo a comprarme una pieza de pastel con helado, pero si ustedes tienen una opinión al respecto por favor no dejen de postearla en la sección de comentarios.

Hasta luego.