Categorías del directorio

En la ciudad de Milán Italia, de pronto vemos llegar a una pareja de enamorados. La sonrisa galante del muchacho cuando se acerca al dependiente y dice elocuentemente pero con elegancia:

-Me puede Dar por favor 5 cafés, dos capuchinos uno con caramelo y tres pendientes.

La muchacha lo abraza fuertemente y le regala una sonrisa que termina en un beso a la mejilla para su héroe. Pero ¿qué es lo que en realidad acaba de pasar?

¿Qué es la acción que lleno de satisfacción a la pareja, y que hizo que la joven viera a su amado como un caballero en armadura brillante salvando el día? Pero aún más intrigante ¿qué es un café pendiente? Ya que seguro un capuccino con caramelo no es razón insuficiente para el sentimiento de satisfacción que denotan ambos jóvenes.

Un café pendiente

El café, una droga moderna a la que muchos somos adictos y que es apreciada desde tiempos antiguos.

El café es resultado del tostado y molienda de un grano de la planta del café. Hoy en día se puede conseguir café en casi todo el mundo y México tiene dos calidades de café importantes, como es el café pluma y el café de altura.

Por sus propiedades el mejor café se da en tierras volcánicas, ya que la acidez de la tierra tiende a mejorar su sabor, pero es en realidad el tostado y la fecha de cosecha lo que hace de un café una delicia. El café no debe estar muy verde al momento de cosecharse, ya que su sabor se vuelve demasiado amargo. Si el café es cosechado en su etapa más madura, el cuerpo del café de este fruto que por cierto es rojo y no café como muchos piensan pierde robustez.

Así hay cafés de múltiples variedades, pasando desde cafés muy baratos, hasta cafés super caros. Hay un café Hindú que se obtiene de las heces fecales de un animal. Aunque el café es un fruto con semillas, lo que utilizamos del café son en sí las semillas, y el café más caro del mundo se obtiene alimentando con granos de café a gatos y esperando a que este café pase por su tracto digestivo. Los gatos no pueden digerir el café y lo defecan. Personas especializadas recuperan los granos que fueron procesados por el sistema digestivo del animal y proceden a lavarlos para después poder tostarlos y venderlos.

El café sería una fuente interminable de discusión. Baste decir con que es importante el dorado y tostado del grano para dar su tradicional sabor. Si está muy tostado el grano tendrá un aroma magnífico pero su acidez puede ser considerable. Si por el contrario lo doramos en vez de tostarlo, no será tan aromático y su robustez será recompensada, por este motivo los mejores cafés tienen mezclas entre granos tostados y dorados, y pierden su color rojo y se convierte en granos de color café justo antes de molerse.

El café es originario de los países árabes y durante muchísimos años era un delito castigable con la muerte el que alguien diera granos viables o exportará plantas de café fuera de Irak, Irán y los países Árabes. Fue un casanova el que logro convencer a una princesa que por cierto perdió la vida después de zarpar el barco de su amado, quien convenció a la princesa de darle unos granos viables, y de esos granos que algunos especulan fue toda una planta, surgieron cafetales por todo el mundo.

Pero entonces ¿Por qué estaba tan entusiasmada la pareja y que es un café pendiente?

La respuesta es bastante sencilla. Un café pendiente es un concepto que se adoptó por un pequeño café en Milán. Unos treinta minutos después de que saliera la pareja satisfecha del café, se vio entrar al lugar a un vagabundo. Un poco sucio, desaliñado. Definitivamente la vida no le ha sonreído últimamente; y sobre todo es poco probable que tenga suficiente dinero para un café. Un café que en ese momento sabría a gloria.

El trotamundos con voz calmada y en un volumen casi imperceptible pregunta con un tono temeroso al encargado:

-    Carlo… ¿alguien ha dejado un café pendiente?

-    Carlo voltea a verlo con esa tez bronceada que se obtiene no del sol solamente sino de todo el fulgor que tiene Milán, esboza una sonrisa y dice orgullosamente, efectivamente Giacomo, hoy hay ya cafés pendientes, y diciendo esto pide a Ileana que le prepare un café cargado.

-    Giacomo sale del establecimiento sintiéndose un hombre nuevo. Un día más se abre con todas sus oportunidades ante él. Tal vez la caridad humana no ha muerto y tal vez ese sea el día en que por fin consiga otra vez trabajo. Con su humeante vaso de café sabe que podrá soportar un día más sin probar el alcohol ya que el café lo mantendrá caliente y la vida será mejor.

-    Dentro del café, Carlo e Ileana sonríen y tachan de la lista de cafés pendientes uno y aún quedan dos, aunque Carlo sabe perfectamente que antes de que la mañana termine habrá tal vez 20 o 30 cafés pendientes de personas que pueden comprar un café de camino a donde sea y donarán un café pendiente pagándolo para aquellos menos afortunados y que lo necesitan.

-    Y finalmente Isabella, sigue aun admirando la fortaleza de su Elías, quien valientemente, y al mejor estilo de los verdaderos caballeros y héroes, basado en todos los valores que sus papás supieron inculcarle cuando apenas era un ondakid, ha ayudado a cambiar la vida de tres hombres más el día de hoy; por una simple acción. Comprar tres cafés pendientes, una bella tradición de Milán que bien podríamos replicar en nuestro país.